la prueba de mi verdad

BIBLIOTECA NACIONAL DE ESPAÑA: “LA PRUEBA DE MI VERDAD

En marzo de 2015 se celebra la Conmemoración del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, y con este motivo la Biblioteca Nacional de España (BNE) y Acción Cultural Española (AC/E) organizan Teresa de Jesús, una exposición que, a través de 110 piezas entre libros, pinturas, grabados y esculturas, muestra la inmensa riqueza de su vida, su labor como fundadora y, sobre todo, la originalidad y belleza de su obra literaria.

Los comisarios de la muestra, que podrá verse entre el 12 de marzo y el 31 de mayo de 2015, son Rosa Navarro Durán, filóloga y Catedrática de Literatura Española de la Universidad de Barcelona, y Juan Dobado Fernández, carmelita descalzo, licenciado en Teología, doctor en Historia del Arte y director del Museo de San Juan de la Cruz de Úbeda y de la revista Miriam.

La exposición narra la vida de Teresa de Jesús a partir de su obra escrita; en ella, las páginas de sus libros se abren al público, convirtiendo sus palabras en imágenes, y acompañando todo el recorrido con su pensamiento. Se descubre la vinculación que la escritora tuvo con importantes personalidades de su época, como el rey Felipe II o la duquesa de Alba. San Juan de la Cruz compartió con ella la voluntad de vivir la vida monástica con pleno retiro, oración y humildad, de reformar la orden carmelita, y su figura aparece a su lado en un tramo de la muestra. Sería Fray Luis de León quien editaría las obras de santa, por lo que la presencia del gran humanista es obligada.

El visitante se adentra en el mundo teresiano a través de su nacimiento e infancia, su entorno y sus primeros contactos con los libros. Tras esta etapa sucede su crisis física y emocional, la entrada en el convento y sus continuas lecturas de los padres de la Iglesia. La escritora, sus libros, la fundación de conventos y la extensión de su obra, son los siguientes escenarios que analiza la exposición antes de llegar a sus últimos días y su fallecimiento en Alba de Tormes.

El verso de Teresa de JesúsLa prueba de mi verdad, resume lo que pretende ser esta muestra sobre su vida y obra en la conmemoración del V centenario de su nacimiento”, señala Rosa Navarro. “El discurso de su vida marca el camino, y sus palabras ilustran ese transcurso vital que comienza un miércoles, 28 de marzo de 1515, y se apaga en octubre de 1582 para empezar a brillar desde entonces como ejemplo para todos”.

Publicadas por Fray Luis de León en 1588, algunas de las obras de Teresa de Jesús se convertirían en obligada referencia de la literatura mística de todos los tiempos.

Toda la vitalidad y la gracia con que fueron escritos se ha conservado íntegramente en textos tan señeros como el Libro de la Vida, que es su autobiografía, en donde habla de su apasionante y turbadora experiencia mística, pero donde también da cuenta de su primera fundación, la del convento de San José de Ávila. El Libro de las fundaciones, en el que describe su inmensa labor reformadora, el Camino de perfección, con valiosos consejos para sus seguidoras, o las Moradas del Castillo Interior, donde concibe alegóricamente el alma como un castillo compuesto por siete aposentos en el centro de las cuales se funde aquella con Dios”, declara Navarro.

VIDEOS:

Himno del V Centenario de Santa Teresa

https://www.youtube.com/watch?v=VTge3xXr8YY

Juan Pablo II en Ávila, España (01-11-1982)

https://www.youtube.com/watch?v=l6Vtw2eTerQ

Aqui vive teresa

https://www.youtube.com/watch?v=DxUsFhprI-M

Adriana Ozores – Coloquio Amoroso de Santa Teresa (***)

https://www.youtube.com/watch?t=40&v=46iN6tsmUEU

Espiritualidad naturalizada. Camino Cañón Loyes. 

https://www.youtube.com/watch?v=9tEEgIVqrUo

Jaime Siles sobre Santa Teresa

https://www.youtube.com/watch?v=GIbJPu87P8E

Santa Teresa y América (***)

https://www.youtube.com/watch?v=Zys8hrR3RkI

Noches del Alba, Semana Teresiana en Úbeda: la última noche de Santa Teresa de Jesús

https://www.youtube.com/watch?v=oGco1XdtLsw

Teresa de Jesús recorre los caminos

https://www.youtube.com/watch?v=xtoq6IqjoVM

A los Cuatro Vientos”, 500 años de Santa Teresa

https://www.youtube.com/watch?v=H87HlW38aUY

14-11-2014. V Centenario de Santa Teresa de Jesús.

https://www.youtube.com/watch?v=bnzuLwmy8cw

La Santa libertad en el magisterio teresiano

https://www.youtube.com/watch?v=AIMEzaVufpY

Conferencia sobre SANTA TERESA DE JESÚS de Luis Arostegi Gamboa OCD

https://www.youtube.com/watch?v=5jGFWfLQYOI

FILMES:

Vida de Santa Teresa D’Avila – Teresa de Jesús – 1961

https://www.youtube.com/watch?v=o2WCNxqQ2HU

Santa Teresa de Jesus (Concha Velasco e Josefina Molina)

https://www.youtube.com/watch?v=O7OnoFt8tcw

https://www.youtube.com/watch?v=m-Zoh1uTIGQ

https://www.youtube.com/watch?v=L9DjSB7Uq-M

Yo, la peor de todas.

https://www.youtube.com/watch?v=PTI7H1ohD2M

Teresa

https://www.youtube.com/watch?v=UeJglkocBUw&spfreload=1

BREVE GUÍA DE LA EXPOSICIÓN “TERESA DE JESÚS. LA PRUEBA DE MI VERDAD”, EN LA BNE

La vida de Teresa de Jesús (1515-­‐1582) contada por ella misma en su autobiografía, el Libro de la vida, evocó imágenes a pintores y escultores, y hoy nos ha brindado las palabras que trazan el camino de esta  exposición.  El  maravilloso  cuadro  de  Rubens “La visión de santa  Teresa  del  Espíritu Santo” (de  hacia 1614, cuando la Iglesia beatifica a Teresa) da la  bienvenida al visitante con una de las visiones de Teresa, que ella narra: “… veo sobre mi cabeza una paloma […]. Paréceme el ruido que hacía con las alas.Estaría aleando espacio de un avemaría”, Vida, 38, 10.

Peter Paul Rubens, Visión de santa Teresa del Espíritu Santo, 1614 óleo sobre tabla, Museo Boijmans Van Beuningen, Rotterdam

En la primera  sala, tras una breve aproximación al contexto histórico (Fernando el Católico y Carlos V), se entra en la atmósfera de su infancia, con la recreación de su ámbito familiar. La idealización del bello cuadro de García de Miranda, “Educación de santa Teresa”, subraya algo esencial para la formación de la escritora:  sus  padres  eran  lectores  y  le  enseñaron  a  leer.  En  la  primera  vitrina  vemos  sus  lecturas iniciales: libros de caballería (los leía, como su madre, a escondidas de su padre), libros de devoción, y Las trescientas de  Mena,  o  los  Proverbios  de  Séneca,  que  figuran  en  un  inventario  de  su  padre.

Juan García de Miranda, Educación de santa Teresa, 1735, óleo sobre lienzo, Museo Nacional del Prado, Madrid

El  pintor  granadino “Chavarito” recrea en su obra “Santa Teresa niña y su hermano Rodrigo en busca del martirio” el episodio que ella cuenta: “Concertábamos irnos a tierra de moros, pidiendo por amor de Dios, para que allá nos descabezasen”; fue fruto del entusiasmo con que leían las vidas de santos: “Como vía los martirios que por Dios las santas pasaban  […] deseaba  yo mucho morir ansí”, Vida, 1,5. Y un poco más adelante, está la “Entrada al convento de la Encarnación” de Teresa, en 1535, del mismo artista.

Alberto Durero, San Jerónimo en su celda, c.a.1514, estampa a buril, Biblioteca Nacional de España, Madrid

Enseguida dos obras maestras: “El Salvador bendiciendo” de Zurbarán y “San José y el Niño Jesús” de Ribera, porque El Salvador y san José –cuidando al Niño y a la Virgen– serán sus dos apoyos siempre; Teresa dará el nombre de san José a todas sus fundaciones. Y paralelamente los libros: ahora los que le marcaron  hondamente,  el Tercer  abecedario  espiritual  de Francisco  de Osuna  y las Confesiones  de san Agustín,  junto con otros textos espirituales  que ella nombra  como lecturas  suyas. Una escultura  de San Agustín de Gregorio Fernández  subraya la importancia  del santo y de su obra para Teresa: “Yo soy muy aficionada a san Agustín”,  “Como comencé a leer las Confesiones paréceme me vía yo allí”, Vida, 9, 7-­‐8. A continuación,  la maravillosa  estampa  de “San Jerónimo  en la celda” de Alberto  Durero,  de la Biblioteca Nacional, evoca otra de sus lecturas.

Viene luego un momento de silencio en la pared y en los libros, porque se exhiben dos índices de libros prohibidos (1559, 1583), algunas obras que están en ellos (de fray Luis de Granada,  por  ejemplo)  y  otras  censuradas.   Solo  se  ve  la magnífica imagen de Juan de Ávila de un seguidor del Greco: víctima del índice (se prohíbe su Audi filia) y a la vez lector del manuscrito del Libro de la vida por ruego de la santa. Ella, que no leía bien latín, se lamentaría de la prohibición: “Cuando se quitaron  muchos  libros  de  romance,  que  no  se  leyesen,  yo sentí mucho”, Vida, 26, 6.

Albert Bouts, Ecce Homo, ca.1510, óleo sobre tabla, Convento de Carmelitas Descalzas, Toledo

Al fondo, destacada, una imagen decisiva en la “conversión” que nos cuenta Teresa: un Cristo llagado; el conmovedor “Ecce Homo” de Albert Bouts,  la obra que la propia  santa  regaló  al  convento  de  las  Carmelitas Descalzas  de Toledo:  “entrando  un día en el oratorio,  vi una imagen […]. Era de Cristo muy llagado”; ella se turba al verlo “porque representaba bien lo que pasó por nosotros”, Vida, 9, 1.

Todo ello es el preludio del momento culminante de la exposición, porque en la  sala central, casi en penumbra  –obligada  por motivos de conservación  de los manuscritos–,  están los libros autógrafos  de la santa que se guardan en la Real Biblioteca del Monasterio San Lorenzo de El Escorial  (gracias a Felipe II), el de  la  segunda  redacción  del  Camino  de  perfección,  que  está  en  el convento de las Carmelitas Descalzas de Valladolid, y cuatro cartas autógrafas, de distintas épocas.

Libro de la vida, manuscrito autógrafo, 1565, Real Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial

En una esquina, humildemente, una recreación de una celda, el pobre hábito carmelita dibujando la figura de una monja; Teresa de Jesús, aunque estuvo recluida, por orden de sus superiores,  casi  un  año  en  el  convento  de  San  José  de  Toledo (1576), siempre miró la luz que entraba por la ventana y además siguió escribiendo.  Ahí  está  su  tintero,  conservado también  en  El  Escorial, uno de los objetos que más nos hablan de la escritora.

Para que la plasticidad de las imágenes de la prosa de Teresa de Jesús esté siempre presente, el visitante puede detenerse a contemplar la proyección en la que se presentan los distintos grados de  la  oración  y  lo hace viendo las maneras en que se puede regar un huerto, como Teresa describe en el Libro de la vida (“Me  era  gran  deleite  considerar  ser  mi  alma  un huerto y al Señor que se paseaba en él”, 14, 9).

El Guercino (Giovanni Francesco Barbieri),  Jesús y la samaritana en el pozo, ca.1640-­‐41, óleo sobre lienzo, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

La  entrada  a  la  tercera  sala,  época  ya  de culminación de vida y escritura, nos ofrece una pintura bellísima del Guercino de “Jesús y la samaritana”, porque esta mujer bíblica, junto a María de Magdalena, también  representada en  una sobrecogedora  pintura   de   El Greco, están   muy presentes  en la  vida y obra de Teresa de Jesús (María Magdalena era para ella el ejemplo de lo mucho que puede lograr el hondo amor a Dios). Jesús le habla a la mujer de Samaría del “agua viva”; la samaritana se da cuenta de que está hablando con el Mesías y corre a decírselo a la gente de su aldea; así quiso hacer también  Teresa al escribir: contar a sus hermanas  monjas, a sus confesores,  y a todos, sus experiencias místicas.

Giuseppe Bazzani, Éxtasis de Santa Teresa, siglo XVIII, óleo  sobre lienzo, Museo de Bellas Artes, Budapest

A  la derecha de la sala, se exhiben tres imágenes  de visiones vividas y narradas  por Teresa de Jesús: primero,  el Éxtasis, en tres bellísimas versiones realizadas por artistas italianos  en  el  siglo  XVIII:  Giuseppe  Bazzani,  Francesco Fontebasso, del  Museo de  Bellas  Artes  de  Budapest,  y Sebastiano Ricci, del Kunsthistorisches  Museum  de Viena.  No podía faltar la representación que de este tema hizo el escultor Gian Lorenzo Bernini, difundida por un grabado de la época realizado por Benoît Thiboust.

Benoît Thiboust, Éxtasis de santa Teresa, Estampa a buril y aguafuerte, ca.1681, Real Biblioteca, Patrimonio Nacional, Madrid

En segundo lugar, la visión del infierno, que en este caso se sugiere a través de una obra contemporánea al Libro de la vida: el “Paisaje infernal” de un seguidor de El Bosco, del Museo del Prado.   Y por último, la significativa “Visión del collar” de Andrea Vaccaro: la vive Teresa en medio de sus trabajos para fundar su primer convento, el de san José de Ávila  (Vida, 33, 14).

Dos santos que conocieron a Teresa están representados también en la sala: en un cuadro de Luca Giordano de la Fundación Casa de Alba, “San Pedro de Alcántara y santa Teresa”, y una escultura de san Juan de la Cruz, atribuida a Antonio de Paz.  En Medina del Campo, en agosto  de  1567,  tiene  lugar  ese  encuentro  esencial  de nuestra historia literaria y espiritual: “acertó a venir allí un padre de poca edad, que estaba estudiando en Salamanca […] Llámase fray Juan de la Cruz”, Libro de las fundaciones,3, 17.

Siguiendo con los libros, en las vitrinas la edición de fray Luis de Los libros de la madre Teresa de Jesús, 1588, el Breviario utilizado por Santa Teresa y las obras de San Juan de la Cruz: uno de los códices manuscritos de la Llama de amor  viva (s.  XVI-­‐XVII), y otra  joya:  nada menos  que  el  códice  de  los  Dichos  de  luz  y amor, de mano del propio San Juan de la Cruz, procedente de la parroquia de Santa María de Andújar.

Gregorio Fernández, santa Teresa de Jesús, ca.1625, madera policromada,  Museo Nacional de Escultura, Valladolid

Presiden esta parte del recorrido la maravillosa escultura de Gregorio Fernández, del Museo Nacional de Escultura de Valladolid, pionera en la iconografía de la santa escritora. A su izquierda, dos  representaciones  de  Alonso Cano sobre Teresa de Jesús escritora contemplando al Señor; y frente a ella, el tapiz con  la  representación  de  “Elías  y  el  ángel”, según cartón de Rubens, del Convento de las Descalzas Reales de Madrid. Como dice Teresa en  las coplas  “Hacia  la  patria” para  sus hermanas carmelitas: “Al padre Elías siguiendo,/ nos vamos contradiciendo / con su fortaleza y celo,  / monjas  del  Carmelo”.  En  la  vitrina,  copias  manuscritas  y ediciones de  las  Moradas  del castillo interior y de las Meditaciones sobre los Cantares, mientras las palabras de la santa se proyectan sobre una recreación audiovisual basada en la riquísima alegoría de las Moradas del castillo interior.

José de Ribera, santa Teresa de Jesús, 1640-­‐45, óleo sobre lienzo, Real Academia de Bellas Artes de San Carlos. Museo de Bellas Artes, Valencia

Ya  en  el  camino  de  vuelta, y tras un soberbio  retrato  de Santa Teresa escritora realizado por Ribera, nos acercamos a la relación de Teresa de  Jesús  con  importantes  personajes de la época como los Duques de Alba o el mismísimo rey Felipe II. Teresa se carteaba con la esposa del Gran Duque de Alba, María Enríquez, y su hijo Fadrique leyó en la cárcel la copia del Libro de la Vida que había mandado hacer  la  duquesa,  porque  la  obra estaba entonces en poder de la Inquisición  (lo  estuvo  doce  años).  El rey Felipe II amparó a Teresa en sus fundaciones  y  ordenó,  diez  años después de su muerte, que los manuscritos de sus obras se guardaran en El Escorial. La santa acudía a él escribiéndole  ante  dificultades  vividas como la prisión de Juan de la Cruz por los carmelitas calzados (1577). Fue la emperatriz  María de Austria, hermana del rey, quien logró que la Inquisición devolviera la Vida, y finalmente fue editada por fray Luis de León.

Queda solo el final, regresar por ese lugar tan especial, único, en donde puede admirarse los firmes y tan personales trazos de la escritura de Teresa de Jesús, en esos libros que eran su “alma”– así le llama al Libro de la vida–, su otro yo: “Mirad, hermanas, que va mucho en esto muerta yo; que para eso os lo dejo escrito”, Camino de perfección, 2, 3.  Hay que dejar atrás la sala y emprender el  último tramo.

Teresa siempre contó a sus confesores sus experiencias, y ellos a veces fueron sus apoyos; uno fue especialmente importante: el joven carmelita descalzo Jerónimo Gracián, a quien conoce en Beas en 1575. Él aparece  en el comienzo  de ese tramo final de su vida; él le animó a fundar en tierras andaluzas.  Un anónimo y pequeño retrato del padre Gracián, del siglo XVI, está junto a un original –y muy poco conocido–relieve   policromado   que  representa   a  “Santa   Teresa  confesándose”   del  Museo   Frederic   Marès de Barcelona.

Adrien Collaert y Cornelio Galle (grabadores), Escenas de la vida de Santa Teresa  (fragmento), estampa a buril, Amberes, 1613, Biblioteca Nacional de España, Madrid.

Luego un mapa de época permite localizar las 17 fundaciones  de  la  santa,  desde  la  primera de  San  José  de Ávila (24 de agosto de 1562) a la última, la de Burgos (19 de abril  de 1582); las describió  en el Libro  de las fundaciones (salvo la primera, que narró en la Vida). Las paredes de las salas reflejan también el caminar incansable de la santa fundadora; primero son las proyecciones evocadoras de Ávila ‐donde nace– y un claustro, donde profesa; y luego son los lugares de sus fundaciones: Toledo, Sevilla, Burgos… Al final, Alba  de  Tormes  cierra  esa vida  que  empezó  precisamente “en amaneciendo” como anotó su padre.

Frente al mapa de lasFundaciones, las copias de las Exclamaciones,  guardadas  en relicarios; publicadas  por fray Luis de León en 1588, solo se conservan estos valiosos fragmentos  copiados  de  los  apóstrofes  exclamativos   que Teresa dirige al Señor, guardados por las MM. Carmelitas Descalzas de Granada.

En  la  última  vitrina,  tres  códices  manuscritos  de  la  Biblioteca Nacional  con cartas de Teresa de Jesús, copiados en el s. XVII para el archivo de la Orden y que fueron esenciales para la transmisión de su epistolario, en su mayor parte perdido. Junto a ellos, el códice De la vida, muerte y virtudes de la santa madre Teresa de Jesús que estaba escribiendo fray Luis de León cuando le sobrevino la muerte.  Y, por último, el libro con las 25 estampas grabadas por Adrien Collaert y Cornelio Galle, con las escenas de la vida de santa Teresa (1613), encargadas por Jerónimo Gracián y Ana de Jesús para divulgar la vida de Teresa de Jesús, en el momento de su beatificación.

El cierre de la exposición lo pone su muerte: el provincial de Castilla le manda que vaya a Alba de Tormes a asistir a la joven duquesa de Alba, María de Toledo, que está a punto de dar a luz. Allí morirá: el 4 de octubre, que pasará a ser el día 15 en el calendario gregoriano.

Dos  últimas  pinturas  recogerán  ya  la representación  de  Teresa  canonizada:  “La glorificación  de Santa Teresa” de Pietro Novelli y “Santa Teresa en gloria” de Francisco Bayeu. Para despedir al visitante, la escultura  de José  Risueño  “Santa Teresa  escritora”,  porque  es la imagen  que  queremos  hacer  llegar  al visitante:  la de  Teresa  de  Jesús  escribiendo.  Junto  a su  fundación  del  Carmelo  descalzo,  su  espléndida creación literaria es la prueba de su verdad: “Porque va todo lo que escribo dicho con toda verdad”, Vida, 8,3.

Nota: Por motivos de conservación  los manuscritos  autógrafos de Teresa de Jesús se exponen al público únicamente durante un mes, según el siguiente calendario:

  • 12 de marzo a 13 de abril: Libro de la vida y Camino de perfección (primera redacción), Real Biblioteca del Monasterio de El Escorial.

  • 14 de abril a 20 de mayo: Libro de las fundaciones  y Modo de visitar conventos, Real Biblioteca del Monasterio  de El Escorial.

  • 27 de abril a 31 de mayo: Camino de perfección (segunda redacción), MM. Carmelitas Descalzas de Valladolid.

Fuente: Acción Cultural/BNE

ENLACES:

Documento guiaexpoMiVerdadb.pdf

http://www.accioncultural.es/media/Default%20Files/activ/2015/grafica/guiaexpoMiVerdadb.pdf

AGRADECEMENTOS: A Carmelitas Descalzas de Puçol (Valencia), que “quiere ser un punto de encuentro para todos quienes nos consideramos amigos de esta gran mujer, mística y escritora que es Teresa de Jesús. La celebración de su V Centenario es una ocasión ideal para profundizar en su vida y en su obra” (literalmente lo hacemos nuestro como el resto de sus aportaciones infra).

RECURSOS:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: